jueves, 14 de agosto de 2014

Cuidados perro crestado chino


PIEL


Uno de los principales cuidados de los crestados chinos, en especial en la variedad desnuda, es la piel. Se trata de una piel delicada y para su cuidado debemos preocuparnos de la higiene y la hidratación.

Se recomienda bañar una vez a la semana con algún guante y/o producto de exfoliación que nos permita mantener los poros limpios. En lo posible hay que tratar de afeitarlo poco, excepto para las exposiciones, ya que el crecimiento del bello tiende a tapar el poro, provocar espinillas y originar la infección del folículo piloso denominada forunculitis. La forunculitis es una enfermedad larga y tediosa de tratar, además de que puede acarrear una sarna demodésica. En general en la adolescencia los crestados son propensos a tener espinillas en el lomo, muslos y rodillas, lo que tiende a desaparecer en la edad adulta, aunque siempre existirá algún grado de acné.

Es muy beneficioso la realización de peelings que nos ayuden a corregir las imperfecciones de la piel o puntos negros. Lospeelings se pueden realizar con exfoliantes o jabones de limpieza profunda (siempre para pieles sensibles) o bien jabonándolos con una esponja rugosa (no de esparto) que nos permita eliminar la máxima suciedad posible. Otro factor que es detonante de las espinillas es el estress y la depresión, debido a que el carácter del crestado chino es muy sensible a su entorno inmediato.

También es importante mantener la piel de nuestro crestado siempre hidratada y aplicarle a diario o cada dos días (sobre todo en invierno o a bajas temperaturas) una crema hidratante, sino la piel se le cuarteará, o los arañazos producto de los roces, le dejarán cicatrices. Recomendaciones: Glicerina líquida (de venta en farmacias) que se expande por toda la piel aun húmeda, o algún Aceite Corporalcomo los de Almendra o de Aloe Vera.

Además de estos cuidados debemos aplicarle bloqueador solar para evitar quemaduras y enrojecimiento de la piel, en especial en las áreas más pálidas.

Para perros con pieles muy sensibles es mejor emplear productos para bebés, sin perfumes e hipoalergénicos, ya que ayudarán a mantener la piel más hidratada, equilibrada y elástica. Antes de aplicar cualquier producto es recomendable probar un día en una pequeña parte de su cuerpo.

OJOS


Además de la piel, hay que estar atentos a otras enfermedades que son comunes en la raza y que afectan principalmente a los ojos. Las enfermedades más habituales son: Cataratas, Glaucoma, Luxación de Lente y PRA (Progressive Retinal Atrophy).


CATARATAS


La lente es una parte transparente del ojo. No contiene capilares, así que su metabolismo depende de los líquidos circundantes, principalmente agua y proteínas. La luz, en un ojo sano, entra a través de la lente sobre la retina, se transfiere a las señales del nervio y se envía al cerebro donde se crean las imágenes. Para conseguir imágenes claras la lente debe estar totalmente clara. Cuando junto a la proteína entra un coágulo lente se nubla y la cantidad de luz reflejada disminuye. Esta nubosidad conduce a la pérdida de visión y las imágenes son borrosas.

Cuando la catarata es pequeña la nubosidad afecta solamente a una parte de la lente. Habrá pequeñas muestras de pérdida de visión. El crecimiento de las cataratas y su falta de tratamiento provoca que paulatinamente la visión se vuelva borrosa. Cuando la infección se extiende a toda la lente, el resultado es la ceguera. Las cataratas se pueden heredar, pero también se producen debido al envejecimiento, al algún trauma, a la mala nutrición, está asociado a la diabetes o al envenenamiento. Una catarata puede también conducir a la LUXACIÓN y al GLAUCOMA de la lente.

Las cataratas se pueden tratar quirúrgicamente, pero el éxito de la operación depende significativamente de la cantidad de crecimiento del coágulo y de la cantidad de pérdida de visión.

Los perros con cataratas no deben ser utilizados para criar. En muchos casos las cataratas aparecen temprano, durante la juventud de nuestra mascota, lo que permite retirar pronto a los afectados del programa de crianza. Además es recomendable no volver a utilizar tampoco a los padres del perro afectado como reproductores, ya que ellos pueden ser los portadores del gen. Para evitar la cria con perros afectados es recomendable realizar anualmente un seguimiento del estado de la visión. Auque por desgracia, algo que ya se realiza en otros países, como en EEUU o en Francia, es todavía poco habitual en Chile.


GLAUCOMA


El globo ocular está lleno de un líquido que se suministra y se descarga constantemente. La cantidad de líquido determina la presión y la forma del globo ocular. El glaucoma es un aumento de esta presión lo que en la mayoría de los casos provoca que se bloquee el canal del desagüe, mientras que el suministro continúa. Debido a esto el ojo se deformará, lo que es algo muy doloroso.

Debido a la presión creciente en el globo ocular también el nervio óptico, situado en la parte posterior del ojo, la recibirá sobre él. El nervio óptico es el encargado de enviar señales al cerebro que son las que conforman las imágenes, pero cuando hay demasiada presión se pierde su función.

La causa de un glaucoma no solamente es hereditaria. También un trauma, una inflamación, un tumor en el ojo o la luxación de la lente pueden provocarlo. Pero si es hereditario ambos ojos estarán afectados. El tiempo entre que aparezca el primer glaucoma en un ojo y que se de en el segundo será de entre 5 meses y 2 años.

El glaucoma puede causar una ceguera aguda en tan sólo 24 horas o puede tardar semanas o meses. Esto depende totalmente de la cantidad de presión creciente en el ojo. Es muy importante consultar a un veterinario cuanto antes. Cuando la presión disminuye durante las primeras 24 horas, el cambio puede hacer preservar la visión en el ojo afectado. Cuando la presión se mantiene durante un tiempo considerable y la visión ya se ha ido, el dolor continúa.

En casi todos los casos la diagnosis se determina en una fase posterior a las 24 horas iniciales al problema, y la medicación u operación que el veterinario pueda determinar tendrá como fin solamente aliviar el dolor del perro. La visión en el ojo afectado nunca volverá.

El glaucoma, en un estado más o menos inicial, se puede reconocer por una infección suave en el ojo, el hecho de que el perro se rasque en exceso, muestre dolor, parezca bizco, o muestre una sensibilidad excesiva a la luz. También se reconoce una nubosidad en la córnea. En una fase posterior se reconoce por el color rojizo del blanco de los ojos, la ampliación del ojo, y el que no pueda cerrar los párpados completamente. En esta etapa la visión ya no se puede salvar.

Los perros con glaucoma tampoco deben de ser utilizados para criar. El problema es que esta enfermedad suele manifestarse sobre todo durante una edad muy avanzada del perro en cuestión, en la que este es muy probable que ya haya sido empleado en la reproducción. Para evitar sucesivos ejemplares con el mismo problema, lo recomendable es no utilizar tampoco a estos descendientes para criar, ya que ellos pueden estar afectados también o ser portadores del gen que lo provoca. Una medida de prevención es la de realizar anualmente una revisión a manos de un especialista, ya que esto podría ayudar a reducir los riesgos.


LUXACIÓN DEL LENTE


Se presenta en todas las especies, pero es común, como defecto hereditario primario, en varias razas de perros terrier. La luxación del consiste en un desplazamiento completo dentro de la cámara anterior, produciendo signos agudos y a menudo acompañado de glaucoma y edema corneal. El tratamiento consiste en la extracción quirúrgica.

El desplazamiento del cristalino también puede estar causado por traumatismos, aumento de tamaño del globo ocular con glaucoma y cambios zonulares degenerativos con cataratas crónicas.


ATROFIA PROGRESIVA DE LA RETINA


Es una enfermedad hereditaria conocida desde hace mucho tiempo. Fue descrita por primera vez en el Setter Gordon en los años 20, pero desde entonces ha aparecido en la mayoría de las razas puras. Consiste en una degeneración de los fotorreceptores de la retina. Primero suele afectar a los bastones (células encargadas de la visión nocturna), y posteriormente a los conos (visión diurna y percepción del color). La retinitis pigmentosa es la afección equivalente en humanos.

Los síntomas de la enfermedad son los mismos para todas las razas: en una primera fase, los perros tienen dificultad para ver por la noche y pierden la habilidad de ajustar su visión con luz débil; después su visión diurna también falla. Las pupilas se van dilatando progresivamente, y los ojos aparecen nublados u opacos, originando como consecuencia una catarata.